Si soy abonado ¿Por qué tengo que pagar por ir a los partidos?